Con Memoria incandescente (la violenta blancura del horror), de Guillermo Núñez, y Fragmentos de Héroes, de Máximo Corvalán-Pincheira, se cierra un ciclo de exposiciones cuyo eje temático es la memoria y que agrupamos en un gran proyecto denominado Cartografía de la Resiliencia. Cartografía, porque refirió a todos los momentos en torno al Golpe de Estado, los previos y los posteriores. Y Resiliencia, porque alude a la capacidad de las personas para sobreponerse a los dolores y los traumas.

Este proyecto se inició en marzo con Activación de la Memoria y continuó con Imaginarios de la Resistencia, exposición que interrumpimos entre el 11 y el 15 de septiembre. En esos días conmemoramos los 40 Años del Golpe con Ejercicio de la Memoria, seis gestos planteados como una reflexión instalada desde el Chile actual. Esta reposición de Imaginarios de la Resistencia mantiene el mismo hilo conductor: la memoria como un ejercicio reflexivo y de introspección.

Las obras de Guillermo Núñez y Máximo Corvalán-Pincheira invitan precisamente a reflexionar sobre la dictadura en su peor forma: la del dolor. También llaman a recapacitar los cientos de escritos, dibujos y fotografías en los muros del hall del Segundo Piso. Son los recuerdos y mensajes de quienes participaron en Memorias Colectivas, una acción realizada entre el 11 y el 15 de septiembre que llamó a hacer un ejercicio de la memoria de los últimos 40 años. Esos trabajos permanecerán allí, a la vista de quienes deseen observar cómo la resistencia varía, pero permanece, década tras década.

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn