El derecho a migrar como un derecho humano y la respuesta brindada por el Estado a los migrantes que en los últimos años han llegado a Chile, fue el eje de conversación de la tercera asamblea del ciclo La Bulla, titulada “Sobre el derecho a migrar ¿Cómo resistimos la violencia institucional?”, que se realizó el 19 de enero en el MSSA.

Convocada de manera abierta y gratuita, la actividad fue articulada por el equipo de Beca Migrante, el Movimiento de Acción Migrante (MAM) y el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, enmarcada en la exposición “Muros Blandos. Ser entre bordes”, como un espacio para discutir el fenómeno de violencia que cotidianamente afecta a miles de migrantes en distintas dimensiones.

Visiones de vecinos, activistas, artistas y académicos se encontraron en esta asamblea en donde uno de los ejes de la discusión fue el proyecto de ley de migraciones. La actividad, mediada por Nadinne Canto, teórica del arte y miembro de Beca Migrante, incluyó la revisión de registros audiovisuales sobre acciones en el espacio público contra el racismo, la xenofobia y la visibilización de la violencia institucional.

La socióloga y académica de la U. de Chile, María Emilia Tijoux, abordó el tema no solo desde una perspectiva teórica, sino que también desde su experiencia práctica y su visión personal. A su juicio, la nueva ley que actualmente se tramita en el Congreso “es una ley terrible, que no propone nada nuevo, y que está planteada desde la seguridad del Estado para asegurar las fronteras y seleccionar a quién se deja entrar o no”.

Otro punto que señaló Tijoux, respaldado por Eduardo Thayer, presidente del Consejo Consultivo Nacional de Migraciones, es que el proyecto fue pensado por fuera de las organizaciones de migrantes y promigrantes, sin consultar a los especialistas que hace años trabajan en la materia.

Al respecto, Thayer señaló que es una ley “muy peligrosa” al no fijar una categoría para trabajadores. “El migrante es una persona que esencialmente busca trabajo y si esto no está establecido, significa que el defecto es tremendo. Es un documento muy pobre”, comentó.

Las publicaciones en algunos medios de comunicación fueron cuestionadas por Francisca Palma, periodista e integrante del MAM, quién junto a Eduardo Cardoza, también integrante dicha agrupación, reflexionaron sobre el rol de la asociación y la lucha que mantienen. Ambos cuestionaron el rol del Estado, de los medios tradicionales y de las coberturas que algunos han hecho relacionando, por ejemplo, migración con delincuencia.

Cierre del Ciclo

Con la realización de esta tercera asamblea, se cerró el ciclo “La Bulla”, actividad de debate y pensamiento organizada por el área de Programas Públicos del MSSA y Beca Migrante, enmarcada en la exposición “Muros Blandos. Ser entre bordes” que reunió a ocho artistas y colectivos de diferentes locaciones geográficas, perspectivas sociopolíticas y diversos momentos en el tiempo, que comparten un impulso por cuestionar las construcciones sociales de poder.

En palabras de Soledad García, coordinadora de Programas Públicos del MSSA, cada una de las asambleas tuvo “un carácter muy único que dio la posibilidad para abrir la reflexión, crear y debatir sobre la condición de la migración hoy. Nos quedamos con una sensación muy positiva de lo que se hizo y las preguntas que se gatillaron. También sabemos que tenemos muchos desafíos por delante, de cómo profundizar y generar más acciones de incidencia dentro y fuera del museo para aportar a la inclusión”.

Más información

Nota de prensa sobre la Primera Asamblea 

Reporte sobre la Segunda Asamblea 

Fuente: Beca Migrante/ Comunicaciones MSSA

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn