En la reciente convocatoria a fondos 2018 del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, el Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA) se adjudicó más de 30 millones de pesos para realizar idos exposiciones ligadas con la memoria, ambas relacionadas con relevantes artistas internacionales.

Con el nombre de “Trazos de memoria”, el Museo de la Solidaridad Salvador Allende se adjudicó recientemente recursos para realizar dos exposiciones durante 2018. La primera de las exposiciones celebra públicamente la llegada a nuestro museo de 43 obras “perdidas” de la colección, que fueron restituidas por el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) luego de cuatro décadas. La exhibición inédita de estas obras – además de la explicación del contexto histórico del caso- se enmarca en los esfuerzos de investigación, restauración y divulgación que se están realizando junto al MNBA y CNCR de la DIBAM.

Estas obras, provenientes de Suiza, Estados Unidos y Japón, habían sido donadas en 1972 por autores extranjeros como encuentra Liliana Porter, César Paternosto, Nancy Graves y Robert Motherwell- para ser parte de la colección Museo de la Solidaridad, proyecto de acceso a las artes visuales que impulsó Salvador Allende. Luego del 11 de septiembre de 1973, las obras que estaban en proceso de ingreso al país, ya sea en embajadas chilenas en el exterior o en la Aduana, fueron ingresadas en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) donde estuvieron resguardadas clandestinamente hasta la actualidad.

En la muestra, se encuentra un conjunto peculiar de obras de arte latinoamericano que se reunieron en honor al galerista chileno residente en Nueva York, Armando Zegrí. También destaca la historia del díptico “Diary: Aug. 22nd ’68” y “Diary: Sept. 11th ’68” del relevante artista japonés Tetsuya Noda que fue premiada en la 6ª Bienal Internacional de Grabado de Tokyo de ese año. Mário Pedrosa –fundador principal del MSSA- fue jurado de la bienal ese año y le solicitó la donación los grabados para la conformación del “museo para el pueblo chileno”. El envío del díptico llegó anticipadamente al conjunto de donaciones de artistas japoneses que se estaba agrupando en la embajada de Chile en Tokyo y cuyo paradero desconocemos, siendo la única donación japonesa del periodo que se concretó.

Pasado Inquieto

En tanto la muestra “Pasado Inquieto” realiza una mirada internacional y panorámica sobre las experiencias en Chile, Palestina, Nicaragua y Sudáfrica sobre museos cuya colección se armó gracias a compromisos solidarios y políticos de artistas y redes internacionales en los años 70 y 80. Estos modelos únicos y atípicos museales, de los cuales el único que perdura hoy es el MSSA, han sido profusamente investigados por las reconocidas curadoras de origen libanés Rasha Salti y Kristine Khouri.

Los avances de la exposición se exhibieron en 2015 en el MACBA (Barcelona) y en 2016, en Haus Der Kulturen Del Welt (HKW) (Berlín). En el 2018 se realizará el estreno en MSSA junto a material de archivo, documental y audiovisual de esta historia que entrelaza arte, política y relaciones de cooperación a nivel mundial.

Actividades para públicos

En ese marco, también se realizarán dos seminarios: en abril “Redes de artistas en el exilio”, con las curadoras R. Salti y K. Khouri; y durante el año,diversas actividades de mediación respecto a la exposición de colección con diversos públicos.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn