Con entrada liberada para personas con discapacidad y sus acompañantes, actividades de mediación experimentales gratuitas y un dispositivo tecnológico para recorrer las exposiciones con lengua de Señas Chilena (LSCh) es parte del programa piloto que está implementando el Museo de la Solidaridad Salvador Allende gracias al financiamiento de los Fondos de Cultura, convocatoria 2020 del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Debutando en la inauguración de su nuevo ciclo expositivo el 28 de marzo con la exposición Rojo. Colección MSSA, el museo pone en marcha un plan de inclusión que le permitirá facilitar y promover el acceso a las artes visuales a personas sordas y con hipoacusia.

Según cifras del Servicio Nacional de la Discapacidad, uno de cada 8 chilenos vive con algún grado de discapacidad, experimentando cotidianamente severas barreras en la educación y la cultura. Paulatinamente, y muchas veces sólo gracias a mecanismos de financiamiento concursable, es que las instituciones culturales han logrado implementar incipientes acciones para garantizar el acceso universal a todas las personas.

Debido a la contribución del arte en la formación de un pensamiento reflexivo “es que resulta urgente en estos tiempos acercar los contenidos del arte moderno y contemporáneo a la mayor cantidad de personas posible”, explica la directora del MSSA, Claudia Zaldívar.  Agregando que “el 2020 continuamos trabajando con el lema arte y transformación, porque consideramos que la creación es una gran herramienta de cambio fundamental en momentos como el que vivimos en Chile. Nadie puede faltar a la reflexión, es tarea prioritaria abrir el acceso para que las personas desarrollen herramientas para observar y ser críticos, y proponer creativamente las soluciones que nos lleven a un mejor futuro”, dice.

 

Una mirada especialista

Contando con la asesoría de Paulina Castro, intérprete certificada por la Asociación de Sordos de Chile, el MSSA prepara a sus profesionales de todas las áreas, así como desarrolla distintas herramientas que facilitan la experiencia en la exposición Rojo, que se inaugura el sábado 28 de marzo. 

La nueva muestra que se plantea como una invitación a experimentar con el color desde los sentidos, las ideas y sus conceptualizaciones a lo largo de la historia— cuenta con textos curatoriales en videos con LSCh y será posible recorrerla mediante el uso de una tablet con contenido íntegramente desarrollado para las personas sordas y con hipoacusia. 

Durante todo el 2020, se podrán agendar recorridos conversados y talleres de experimentación que estarán abiertos para personas oyentes y personas con discapacidad auditiva, los que pueden ser agendadas en forma gratuita mediante formulario online.

Durante la inauguración de la muestra que se realizará en el frontis del museo con una fiesta el 28 de marzo desde las 12 horas, se desplegará la experiencia Baila Como Quieras  del Colectivo Gamera con la música de DJ Maxicat y acompañado por intérpretes en LSCh, para que todos puedan disfrutar de los sonidos a través del tacto y el movimiento del cuerpo.

 

Comunicación accesible 

“Para nuestro museo, reconocido por su trabajo en mediación y vinculación con el territorio, es un tremendo desafío y alegría asumir, a partir de este año, el inicio de un proyecto con enfoque de inclusión de manera concreta”, dice Jessica Figueroa, encargada de Mediación del MSSA. Explica que esta iniciativa es parte del enfoque de derecho al cual han adscrito desde hace algún tiempo, pero que es ahora con el financiamiento del Fondart, que cuentan con una posibilidad real de poner en marcha un plan mayor.

“Como equipo asumimos la constante de ir capacitándonos e informándonos, pero también es muy importante sumar especialistas con trayectoria en el trabajo de inclusión en este caso, e ir generando equipo con personas sordas profesionales del arte también. Esto significa no solo que los contenidos del museo sean cercanos y accesibles a todas y todos independiente de su realidad, sino que también significa abrir un espacio laboral desde el ámbito de las artes y la mediación”, dice Jessica contando que a partir de la inauguración comenzará a colaborar con el equipo de Mediación la artista sorda Camila Zamora, licenciada en Artes de la Universidad Católica quién realizará actividades de mediación en LSCh. 

El desafío de un crear puentes de comunicación para mejorar el acceso a la cultura y a la información por parte las personas con discapacidad auditiva es también un eje fundamental del programa piloto del MSSA, y para ello también ha sumado la asesoría de Pupa Estudio Creativo, productora audiovisual que desde 2016 se especializa en contenidos audiovisuales accesibles que estará a cargo de la realización de tres videos con LSCh que abordarán la historia del museo, la exposición Rojo y una invitación a las actividades experimentales. 

 

Con los mayores

El mejoramiento del acceso físico, museografía y señaléticas del museo tiene también relación con una segunda arista del programa piloto de inclusión, dedicado a las personas de la tercera edad. Este año habrá encuentros dedicados a las abuelas y abuelos del barrio República que les darán la posibilidad de encontrarse en un contexto amigable y cercano con los curadores de las exposiciones.

Próximamente el museo estará compartiendo mayor información de este programa, que a su vez espera ir incorporando otras especificidades dirigiéndose cada vez a un público mayor y que hasta ahora tenía dificultades para visitarlo. 

Para saber más sobre la inauguración del 28 de marzo, sigue este enlace.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn