Fueron sustraídas desde el Museo de la Solidaridad Salvador Allende durante una madrugada, pero casi 72 horas después y gracias a una intensa campaña de búsqueda y denuncia donde participó activamente la ciudadanía y la Policía de Investigaciones, las dos pinturas del artista chileno fueron devueltas y hoy se exhiben nuevamente en el MSSA. Habrá un recorrido especial con Rivera- Scott para el Día del Patrimonio.

Pasadas las nueve de la mañana del sábado 20 de abril el pintor, dibujante y docente Hugo Rivera-Scott respondió por fin una de las llamadas telefónicas que estaba haciéndole Claudia Zaldívar, directora del MSSA. Tenía que darle la noticia de que durante la madrugada un grupo de delincuentes habían entrado a robar al museo llevándose objetos del ex presidente Allende desde la sala de la Fundación Salvador Allende (FSA) y dos óleos de la exposición Ancla 637 , en que el también profesor de la Universidad de Chile, expone una antología de su obra artística. Hugo cortó y partió rumbo al edificio de avenida República.

El robo

Al mediodía, los detectives de la Policía de Investigaciones (PDI) examinaban las salas del edificio, tomando muestras y revisando lo registrado por las cámaras de seguridad. Mientras, los trabajadores del MSSA trataban de unir cabos para comprender la cadena de sucesos. De acuerdo a la investigación, alrededor de las cuatro de la mañana una llamada realizada desde la cárcel de Colina había alertado al guardia de la empresa de seguridad externa sobre una supuesta alarma de incendio en el tercer piso.

Rompiendo los protocolos de seguridad, el hombre obedeció a la indicación de que recibiera a una persona que, a bordo de un automóvil, retiraría los objetos del ex presidente Allende que estaban en una sala que la FSA tiene en el mismo edificio en que funciona el museo, las pinturas Cuadrados azules y Pintura de Hugo Rivera-Scott y tres equipos computacionales. Los rostros de los asaltantes, la patente del auto en que se movían y sus recorridos por el museo, quedaron registrados por las cámaras, lo que dio  pistas iniciales para orientar la búsqueda.

Horas de incertidumbre

“Esas pinturas, más allá de su alto valor comercial, tienen un tremendo significado para su autor y la pintura nacional”, explica Daniela Berger, co-curadora de Ancla 637 con Hugo Rivera Scott y otros, que celebra tanto la trayectoria del autor chileno como el trabajo colectivo que él realizó con amigos y maestros en distintas etapas de su vida. “Fueron hechas a fines de los 60 y corresponden a un período muy específico en que él comenzó a transitar en la pintura hacia un ejercicio de abstracción que llega después  al dibujo de sus diagramas. Además, él nunca ha querido venderlas y por eso son un valioso patrimonio de su familia”, cuenta la curadora y coordinadora de Programación del museo.

Entre el domingo y lunes, el equipo del MSSA trabajaba expandiendo el llamado de apoyo y denuncia entre instituciones y público, la prensa informaba de la detención de algunos de los involucrados, pero aún no había noticia de lo sustraído. En el muro donde antes estaban las pinturas, a modo de denuncia del mercado negro de obras de arte, se dispusieron marcos adhesivos azules con las dimensiones de éstas. En el interior de sus rectángulos, quedaba una leyenda, “Obra robada el 20 de abril”. Fue un acuerdo entre los curadores, “vamos a visibilizar el robo y la pérdida”, dijeron durante las reuniones en que el museo reorganizaba su trabajo.

Al anochecer del lunes, un anónimo hizo llegar a la PDI las obras y los objetos de Allende.

 

La recuperación

Eran 10 de la mañana del martes 24 en el cuartel de Vitacura de la PDI, donde en una rueda de prensa se mostraba lo recuperado. Un par de horas más tarde, en el edificio de calle República 475, la FSA a través de su directora Claudia Labbé, recibía los objetos del ex Presidente, y el Museo de la Solidaridad, con su directora Claudia Zaldívar, las obras de Rivera-Scott. Pero no estaban intactas, una de ellas presentaba daños notorios. Tenía un piquete que había hecho saltar la capa de pintura y rasguños. Ambas fueron restauradas  para después devolverlas a su exhibición.

“Fueron horas de mucha angustia personal y familiar, pero también hubo una expresión solidaria muy extensa con gente que incluso desde fuera de Chile comenzó a mandar mensajes”, dijo Hugo Rivera-Scott. “Pasé tres días de mucha preocupación y aunque las obras regresaron maltratadas, eso era preferible a no tenerlas”, expresó sonriendo el artista, quien en mayo pasado recibió la Medalla Haydée Santamaría, otorgada por la Casa de las Américas en Cuba, en reconocimiento al prestigio alcanzado en el mundo cultural, artístico y literario. Durante la tarde en una sesión de retratos para el museo, se recostó al lado de Objeto azul, otra de sus obras en la exhibición en la sala dedicada a los site specific Diagramas. Dijo que podía ser una foto divertida.

 

Claudia Zaldívar, agradecida del rápido y dedicado trabajo de la PDI, destaca la red de apoyo que surgió rápidamente desde las instituciones culturales y la ciudadanía que durante tres días compartieron mensajes de apoyo y auxilio en la búsqueda. “Un factor fundamental fue el apoyo de esta red, que nos permite luchar contra tráfico ilícito de bienes patrimoniales y artísticos. Eso nos indica que todas las instituciones culturales y educativas del país tenemos el deber urgente de seguir trabajando por informar y concientizar a las personas a cerca del valor de su patrimonio y del rol activo que tienen en su protección”, dice la directora del MSSA.

Las obras ya están de nuevo restituidas en la exposición Ancla 637 y el museo convoca especialmente al público a que las visiten durante las celebraciones del Día del Patrimonio Cultural, el domingo 26 de mayo, donde el artista realizará un recorrido especial para todos quienes quieran conocer su trabajo y trayectoria artística.

Más información sobre el Día del Patrimonio

 

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn